Open/Close Menu Coaching & PNL - Cuando sabes para qué, las respuestas aparecen

Descubre tu talento

Cuando hablamos de talento nos referimos a una combinación de capacidades, aptitudes, actitudes y habilidades, aderezadas con una buena dosis de inteligencia emocional, que necesitan de unas circunstancias y un entorno favorable para poder desarrollarse.

Todas las personas tenemos alguna cualidad muy particular que nos diferencia y que nos hace únicas y especiales: ahí es donde reside nuestro talento. Suelen ser cosas muy obvias a los ojos de otras personas, pero que nos cuesta verlo y darle valor a nosotros/as.

Un indicador infalible para detectarlos es que, cuando estas ante uno de tus talentos, lo desarrollas de manera casi inconsciente y con mucha habilidad. No es suficiente con poseer la habilidad, siempre hay que trabajar para ponerla en valor. Pero también hay talentos que se pueden adquirir a través del aprendizaje continuo, entrenando destrezas que te lleven a poder desarrollar la aptitud necesaria para hacerlo.

Por lo tanto, podemos afirmar que podemos nacer o podemos hacernos talentosos/as. En este último caso, se requiere de un esfuerzo, compromiso y constancia mucho mayor.

En mis sesiones, algunas personas me plantean que no tienen talento para nada, qué es algo que nunca se han planteado, que no identifican lo que les gusta hacer o, incluso, ¡yo no soy bueno/a en nada de nada!

De las cosas que haces en tu día a día, cuáles te conectan con el placer y el gusto por hacer |IMAGEN DE LA RED

 

Así que vamos a darte algunas orientaciones para que puedas identificar correctamente tus talentos:

1.- Apunta los momentos importantes (en clave positiva) de tu vida, desde que recuerdes. Pon el año y una anotación de lo que sucedió. Luego tómate un tiempo para pensar qué hay en común en todos esos momentos de éxito. ¿Qué capacidades, aptitudes o actitudes estaban presentes?

2.- Averigua cuáles son tus puntos fuertes. ¿En qué consideras que eres bueno/a? Si no lo consigues, pregúntale a personas de tu alrededor y permítete escuchar y anotar sin cuestionar. Revisa luego esas notas y mira en qué coinciden y cuáles te han resonado más a ti.

3.- De las cosas que haces en tu día a día, cuáles te conectan con el placer y el gusto por hacer. ¿Con qué disfrutas? Por insignificante que te parezca… anótalo también.

4.- Toma nota de cinco cosas del pasado que recuerdes que siempre te salían bien. Pueden ir desde maquillarte, redactar documentos, organizar una fiesta sorpresa, pasando por elegir un lugar de destino para un viaje o una excursión.

5.- Cuáles son las habilidades y destrezas que las personas de tu alrededor te reconocen continuamente. ¡Quizás tú no lo veas! Piénsalo detenidamente.

6.- Imagínate quién serás y cómo serás dentro de cinco años. Disfruta recreándote en esa imagen, viéndote, escuchándote, sintiéndote. Aprovecha para imaginar que estás  justo ahí… donde tú quieres estar y que miras al pasado (este momento) y pregúntate cómo has llegado dónde estás. Qué talentos has puesto en valor para llegar donde siempre has sabido que quieres estar,  puedes estar y mereces estar.

Y recuerda que sin acción no hay cambio, que es importante tener objetivos claros y definidos, no pierdas el foco y actúa con determinación y responsabilidad.

© 2014 CoCreandoT Aviso Legal | Developed by Grupo Blitz
Top
Sígueme en: