Open/Close Menu Coaching & PNL - Cuando sabes para qué, las respuestas aparecen

Bienvenido septiembre

“Todas las cumbres de todas las montañas están a tu alcance si continúas escalando”

— Richard James Molloy —

 

Septiembre es un mes de revisión para mí y también de puesta en marcha de nuevos objetivos. Aprovecho para planificar el cierre del año, revisar y reordenar en mi casa y en la oficina. Este mes lo recibo casi como un año nuevo. Y, de hecho, es un tiempo para incorporar cambios y apostar por esos proyectos que, por una u otra razón, no he puesto en marcha a lo largo del año.

Así que… bienvenido septiembre. Y bienvenidos todos esos cambios.

Se que, para algunos y algunas de ustedes, lejos de apasionarles la idea, les puede producir cierto vértigo, o mareo, pensar que a estas alturas del año van a empezar a escalar una montaña. De hecho, septiembre y enero son meses en los que muchas personas aprovechan para empezar conmigo sus procesos de coaching personal o profesional.

Cuando llegan para empezar sus sesiones me comentan que no saben por dónde empezar, que no tienen ganas, que no tienen ilusión, que les resulta muy difícil hacerlo solos o solas, que no saben hacia dónde tirar. Y justo, en ese punto, empezamos a trabajar.

Esta semana, algunas de mis clientas, ya en la primera sesión me decían: “me voy con ganas, con ilusión, es que quiero salir de aquí para empezar ya mismo, por fin empiezo a darme cuenta de lo que quiero y hacia dónde puedo dirigirme”.

Así que, si aún quieres aprovechar el tiempo, si no quieres dejar pasar alguna oportunidad, si sientes que este es tu año, si crees que tienes cosas importantes por hacer…, no te entretengas más y ponte a ello.

Para ello te dejo algunas recomendaciones:

1.- En primer lugar, intenta prolongar ese estado de ánimo con el que te ha conectado el verano a través de su luz, su calidez, de la energía que nos proporciona el sol, el mar, la montaña. En definitiva, intenta seguir disfrutando de todo lo que te aporta la naturaleza, la familia, las amistades, el tiempo libre, el espacio de silencio. No renuncies a todo eso y conviértelo, en la medida que puedas, en una rutina nutritiva para ti.

 

Septiembre, todavía estás a tiempo. | IMAGEN DE LA RED

2.- Quedan prácticamente cuatro meses para que termine el año. Aún estás a tiempo de ponerte en marcha. Si no puedes cumplir con ese proyecto u objetivo que llevas todo el año posponiendo, al menos empieza y da un primer paso. Detrás de ese vendrá otro, y luego otro. Ya sabes que el camino se hace andando. Seguro que aparecerán la pereza, las excusas, los “es que…”. La mejor manera de motivarte y continuar es pasar a la acción y eso, aderezado con una buena dosis de perseverancia, hará que lo consigas.

3.- Date algún que otro homenaje. Te mereces celebrar la vida, así que a medida que lo vayas consiguiendo lo irás celebrando. No esperes una ocasión super mega especial porque igual no llega. La ocasión especial la eliges y decides tú. En mi opinión, celebrar cada paso ayuda a seguir hasta el final y no abandonar el camino.

4.- Y, por último, si consideras que no vas a poder o que no te apetece hacerlo en solitario, busca ayuda profesional. Siempre habrá gente encantada de acompañarte en esta apasionante aventura.

Y recuerda que septiembre también puede ser el mes de las oportunidades. Es cuestión de que tú así lo decidas. Aún estás a tiempo.

 

Septiembre, todavía estás a tiempo. | IMAGEN DE LA RED

© 2014 CoCreandoT Aviso Legal | Developed by Grupo Blitz
Top
Sígueme en: